23 feb. 2009

el sueño de la lógica produce falacias

Pues diría yo que mi compañero, Andrés Ibáñez, el que emite los "Comunicados de la tortuga celeste", a pesar de los cinco años de carrera, tuvo mala formación en filosofía y en lógica, asignaturas que quizás no cogiera en primero, pues creo recordar que eran optativas. De otro modo no entiendo cómo puede hacer estos deficientes silogismos:
  • Pedagogía. Enseñar a enseñar. La falacia dice que «no sólo es necesario saber de algo, sino que también es necesario saber enseñarlo». Este principio o axioma casi místico se basa, como el amable lector habrá visto enseguida, en una presuposición no menos axial y mística, y no menos falaz que la anterior: a saber, que todos aquellos que no son pedagogos, no son ni pueden ser nunca buenos profesores.
  • Para que exista un pedagogo, para que el pedagogo tenga una razón de ser, es necesario que exista un mal profesor.
  • Si no hubiera malos profesores, no habría necesidad de pedagogos. Por lo tanto, para los pedagogos, todos los profesores son, por definición, malos
  • Para los pedagogos, los profesores son una pandilla de vagos y de anticuados reaccionarios que «se niegan a cambiar».
  • El hecho es que en todos los centros de enseñanza siempre hay personas muy interesadas en la pedagogía, en la metodología de la enseñanza, en los criterios de calificación, en la elaboración de exámenes, etc. Podríamos calificar a estos docentes de verdaderos enamorados de la enseñanza. Tan enamorados están, que en cuanto pueden dejan de dar clases e ingresan en la secta pedagógica: se meten en la Comunidad, en el Ministerio, en el Cervantes, quién sabe dónde. Y ya no vuelven a pisar jamás un aula. Los pedagogos son aquellas personas que, apasionadamente interesadas por la enseñanza, no dan clase jamás.
  • En la enseñanza de idiomas, por ejemplo, se ve como una aberración el enseñar «gramática» (¡horror!) y se considera muy anticuado suspender a un alumno sólo porque diga y escriba cosas incorrectas. En confianza, amigo lector, si usted aprendiera una lengua extranjera, ¿no desearía aprender a hablarla correctamente? ¿No desearía escribir sin horribles faltas de ortografía, conjugar los verbos bien y utilizar las preposiciones de la forma adecuada? Los pedagogos no piensan así.
Por lo que me toca, debería decir algo de las dos últimas boutades al menos. Pero no. Me callo. Se lo dejo a frankie en su comentario al artículo de ABC:
para empezar, la presuposición de que para enseñar se necesita "saber enseñar" es la base de cualquier sistema profesional. para ejercer una profesión, se necesita conocer lo relacionado con esa profesión. es como si un médico tuviese a gala ignorar toda la investigación médica. supongo que el autor, llegado el caso, no tendrá inconveniente en que un médico que no se haya formado en los últimos 30 años le trate de alguna enfermedad grave. o tal vez con un método terapéutico que ya haya sido superado por el avance científico (por ejemplo las muchas operaciones que hoy se realizan con anestesia local y que hace unos años se realizaban con anestesia general). lamentablemente muchos profesores parecen enorgullecerse de no saber nada de aprendizaje, psicología evolutiva, pedagogía. la idea de que para el pedagogo "los profesores son por definición malos", está sacada de la imaginación. en realidad todo el artículo es una falacia "ad hominen". la idea de que para el aprendizaje de un idioma hay que saber gramática, se desmonta por sí sola cuando vemos que la mayoría de niños de 3 años puede hablar en el idioma materno sin haber estudiado una página de gramática. por otra parte sobregeneraliza al afirmar que al no estudiar gramática el alumno escribe con faltas de ortografía. ¡pruebas! ¿dónde están? finalmente, recurre al insulto y a la descalificación. ojalá, ojalá que el autor no aplique esto en la enseñanza.

Lo dijo frankie - 16/02/2009 9:31:00

22 feb. 2009

hablar mal de la pedagogía mola mazo

El día de los enamorados ABC publicó este artículo de opinión, firmado por Andrés Ibáñez. Por la wikipedia descubro que el autor y yo debimos de ser prácticamente compañeros de estudios, que seguramente tuvimos a los mismos profesores. O quizás no, pues tilda de falacia una frase perogrullesca que todos decíamos con devoción al salir de determinadas clases: «no sólo es necesario saber de algo, sino que también es necesario saber enseñarlo». Descubro también que mi antiguo compañero es hoy porfesor de la Escuela Oficial de Idiomas, como yo lo soy del Instituto Cervantes, esa "secta pedagógica". Ahí acaban los paralelismos biográficos, porque él es además articulista, narrador y poeta, cosa que yo no, ni por pienso, que diría el santo patrón de mi jornada laboral.

El artículo que quiero comentar tiene un título redondo y rotundo: "Pedagogía". En él el autor arremete contra los pedagogos y la pedagogía, a quienes entre otros desastres, atribuye la idea de la transformación en máster del antiguo CAP, una de las consecuencias para España de su adhesión al Proceso de Bolonia, nacido de la Declaración de Bolonia:
Los pedagogos acaban de ganar una gran batalla. El Curso de Aptitud Pedagógica (que duraba, no lo olvidemos, ¡nada menos que seis meses!) se verá sustituido por un interminable Máster con millones de asignaturas que robará todavía más tiempo de vida a los pobres desdichados que se metan, a partir de ahora, en esa trituradora de carne que es el sistema de oposiciones español.
Seguramente Don Andrés y yo sufrimos el mismo Curso de Aptitud Pedagógica, con la diferencia de que él aún no se ha recuperado: "un cursillo pedagógico que ha sido la vergüenza del sistema educativo español durante décadas".

Fernández Liria, autor de las palabras que acabo de entrecomillar, días antes del de San Valentín también había arremetido contra este proyecto en las páginas de Público, y sus palabras tuvieron un eco enorme en internet. La crítica de Fernández Liria al máster se sustenta también en la idea de que, llegados a quinto, los estudiantes tendrán que elegir entre el máster y un curso de especialización, y que, si quieren tener un oficio y dedicarse a la enseñanza en el futuro, estarán obligados a escoger el máster, por lo que, comparados a sus compañeros que no quieran dedicarse a la enseñanza y se especialicen, tendrán una formación peor en sus propias materias. De donde se deduce que los profesores siempre tendrán una formación deficiente en sus áreas de especialidad:
El Máster, además, sustituye al quinto curso de formación que actualmente tiene que cursar un profesor en su materia, lo que supone un grave deterioro, que se suma a la devaluación general que el proceso de Bolonia impone a los grados respecto de las actuales licenciaturas. Eso implicará profesores de Secundaria y Bachillerato que cada vez sabrán menos matemáticas, filosofía, química, gramática o música.
Con perdón, quiero decir que esto me parece una tontería mayúscula, fruto de un concepto arcaico no ya de la universidad sino de la profesionalidad, como si un estudiante estuviera condenado a vivir toda su vida futura profesional de los cuatro conceptos (o cinco, si hace quinto) que le enseñan o que aprende durante esos años. Quienes se oponen a las becas erasmus participan de la misma idea: los estudiantes pierden un año. Pero, ¿qué puede enseñar la universidad si no enseña a buscarse la vida con el conocimiento? Evito aludir al concepto de "aprendizaje autónomo", que luego me lapidan. Y yo lo digo por mí: lo que sé poco o mucho no es lo que me queda de lo que me enseñaron en la universidad (y olvidé); diría incluso que empecé a aprender después de quinto, cuando tuve que trabajar solita y buscarme la vida: prepararme las clases, hacer la tesis, curiosear, divertirme con los libros... buscar información, formarme, por necesidad, por vicio y por placer. Vicio y placer que mis buenos profesores me habían sabido transmitir y los malos hecho buscar. Es en ese momento cuando comprendí que la aportación educativa de la universidad sería pobrísima si se basara sólo en los conocimientos al peso; que un profesional no lo es si le basta con lo que estudió para los exámenes de la carrera. Que como decía el maestro barroco que no me obligaron a leer pero me enseñaron a querer y a buscar, "el ocio del estudiante es el estudio". Y hoy en día más que entonces, más que nunca, los conocimientos están por todas partes.

En fin, que se trata de un modo de pensar muy español: trabaja más quien más horas está (quien más horas sestea, bonito calambur) de cara al ordenador de la oficina; sabe más quien ha estado más años asistiendo a clase.

No soy amiga de los másteres, que me parecen con todo el respeto un bonito negocio; no conozco a fondo la propuesta de reforma, ni tengo por tanto formada una opinión. Pero ese argumento -de báscula más que de peso- no me sirve.

profesores y alumnos de siempre con nuevas herramientas, increíblemente poderosas


gracias al cuaderno de F. Santamaría

6 feb. 2009

de usted a tú, titubeos y tropezones

(Oye tú, Presidente,) Tengo una pregunta para usted, es el título del programa de rtve. El pasado 28 de enero acudió a él el presidente Zapatero, dos años después de su primera vez, con el tema de la crisis como eje central.


Ya en la edición primera del 2007 resultaba chocante cómo el presidente, ante más de 16 millones de espectadores más los cien ciudadanos presentes en la sala, contravenía sistemáticamente todos los usos de tratamiento de cualquier variedad del español que se tratase; todas nuestras clases teóricas y prácticas sobre las formas de tratamiento en español tiradas por tierra; la fe de nuestros estudiantes en nuestro trabajo, en nuestras explicaciones, moribunda. Nuestra autoestima, nuestro sustento, en serio peligro.

El Presidente, asesorado por filólogos aficionados y enfermeros de la lengua e incluso, quién lo sabe, asesorado por sí mismo, respondía sistemáticamente de tú cuando era tratado de usted. Usted es facha, es guay; usted es autoritario, es colega. En lugar de resultar cercano, resultaba soberbio, prepotente y altivo. Aunque no creo que hubieran leído tanto, parecía como si se le hubiera aconsejado usar la "semántica de la solidaridad", sin sopesar que el contexto y las cámaras la transformarían en "semántica del poder". Los asesores de Rajoy tomaron buena nota, y al gallego no se le escapó ni un tú; yo diría que, encima, a diferencia del Presidente, él no tuvo que hacer ningún esfuerzo ni impostar.

Para esta edición del programa, sostenella y no enmendalla, los viejos asesores del presidente le volvieron a recomendar lo mismo: usar indiscriminadamente el , como prueba de su fe en la alianza de generaciones, economías, civilizaciones, filiaciones y posiciones. Y géneros y números. Pero se hizo un lío, y fue incapaz de mantener coherentemente el tuteo. Si no os dormís con este incentivo profesional, ahí va otra vez. Sólo dos miembros del público le tutearon a él.

5 feb. 2009

comprensión: la familia

Para habitar la extraña casa, la extraña familia de Onze:
Lección Cuatro: Mi familia

Aquí está mi familia: mi esposa, mi hijo, mi hija y yo.
Yo soy el señor García. Mi esposa se llama Doña María López de García; yo soy su marido, soy un hombre, soy un hombre, soy un hombre; mi esposa es una mujer. Tenemos dos hijos: un niño y una niña; se llaman Juan y María. Juan tiene doce años; Maria tiene ocho años.
Yo soy su marido; soy un hombre. Soy un hombre; mi esposa es una mujer. Tenemos dos hijos: un niño y una niña.

31 ene. 2009

Lección cuarta: conversación

LA CASA DE ONZE, de Digi Onze




LECCIÓN CUARTA: CONVERSACIÓN

PREGUNTA: ¿Dónde vivimos?

RESPUESTA: Ustedes viven en un chalé.

PREGUNTA: ¿En el campo?

RESPUESTA: No, viven en las afueras de Madrid.

PREGUNTA: Muy bien. Ahora, dígame: ¿Es grande o pequeña nuestra casa?

RESPUESTA: Su casa es bastante grande.


EJERCICIOS:

1.- COMPRENSIÓN:
Está claro que las dos personas que hablan no son dos personas normales que hablan de la casa de una de ellas. ¿Podría decirnos qué relación mantienen entre sí? Elija la opción correcta de las cuatro que se le proponen.

a) profesor y alumno

b) médico y paciente

c) enfermo y mayordomo

d) jefe y aprendiz de espía

2.- COMPOSICIÓN:
Escriba una conversación (preguntas y respuestas) en la que dos personas hablen de la jornada diaria de una de ellas; quien formula las preguntas no tiene ningún interés en la jornada de quien conversa con él.

27 ene. 2009

¡Si no quiere acabar bobito, inscríbase!

Pues sírvale como resarcimiento a nuestra profesión lo mal que les va a pintar a los ejecutivos de la granada si usan su artilugio en vez de apuntarse a un curso de lengua extranjera, que es lo que se debe hacer y lo más sano. Según un estudio del Instituto de Investigación Rotman del Centro Baycrest de Investigación del Envejecimiento y el Cerebro de Toronto, quien no sabe al menos un idioma más además del materno tiene muchas más posibilidades -si vive lo suficiente, claro- de desarrollar demencia senil;
“Our study found that speaking two languages throughout one’s life appears to be associated with a delay in the onset of symptoms of dementia by four years compared to those who speak one language,” says Dr. Bialystok, a Professor of Psychology at York University and an Associate Scientist at the Rotman Research Institute at Baycrest.
The study follows on the heels of previous published reports by Dr. Bialystok and colleagues showing that bilingualism enhances attention and cognitive control in both children and older adults. (más)

¿Deberían incluirse cursos de lenguas en los sistemas sanitarios desarrollados?
Aunque la noticia parece tener ya dos años, yo he leído la información en esta entrada del Observatorio Atrium Linguarum.

25 ene. 2009

El género y la génera, el sexo y la sexa. Y los cabritillos y cabritillas

A través de Aulablog21 llego hasta Kiddia. En el primer párrafo de su entrada, Francisco Muñoz de la Peña, Aula 21, dice:
Kiddia es un nuevo portal educativo desarrollado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, la iniciativa esta dirigida a padres, educadores y menores de 12 años, por ser uno de los colectivos más vulnerables de recibir contenidos nocivos a través de Internet, para enseñarles a navegar con “total seguridad y libertad” por la red mientras aprenden a utilizar y aprovechar las nuevas tecnologías.
Sigo leyendo:
En su Tecnoteca te podrás descargar en pdf un montón de manuales y materiales de gran interés, no dejes de ver sus cuadernos de formación tecnológica acerca del correo electrónico, los programas del paquete ofimático Open Office, Gimp, Linskape, Firefox…
Podmemos también descargar gratuitamente un filtro de contenidos del que
Ya totalmente convencida, porque el tema me toca y me interesa, abro el vínculo, y encuentro:
¡Bienvenido/a a Kiddia!
Un lugar pensado por y para los niños y niñas. Lo que les interesa, lo que les divierte y lo que les sorprende. Un lugar que se convierte en un cuarto de juegos, en un escondite, en un parque, en un taller… En todo lo que cabe en la imaginación de los niños y niñas. Y en todo lo que Internet ofrece para ellos y ellas, enseñándoles a vivir la Red con tranquilidad, con confianza y con seguridad. Kiddia abre sus puertas a todos/as los/as que son niños/as y a todos/as los/as que nos importan, a los que queremos y cuidamos para que su curiosidad de niños/as tenga siempre un resultado feliz y enriquecedor.
En KIDDIA aprendemos todos/as a crecer en la Red. Todo está dispuesto para que tu experiencia sea tal y como deseas. Para que el mundo Kiddia y todos/as los/as que lo habitamos entremos en acción sólo nos hace falta un detalle muy importante: tú. ¿Listo para entrar?
http://www.kiddia.org/ es un proyecto de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía.

¡Dios mío, qué agresión! ¡Estos hombres siempre pensando en lo mismo, hablen de lo que hablen!

¡Juro por los dioses y las diosas que me siento discriminada, como mujer que ha sido niña, y como madre de un niño y una niña! ¡Vaya pedazo de equipo psicopedagógico! Bien empezamos. La próxima, por favor, que sea de animación a la lectura.

Pero, claro, todo casa: son los de la miembra. En lugar de escuchar mi innovadora propuesta, redactan en una lengua desconocida que nos obliga a todos/as y toditos/as a salir corriendo. Normal, pues, que se hayan ido a buscar al inglés, esa lengua sin sexo (¿o era sin género?), un nombre para el proyecto: kid según Word Reference, que toma en primer lugar la definición del término del Pocket Oxford Spanish Dictionary © 2005 Oxford University Press, en su primera acepción es:

  1. (child) niño, -ña m,f, chaval, -vala m,f (Esp fam), chavalo, -vala m,f (AmC, Méx fam), escuincle, -cla (Méx fam), pibe, -ba m,f (RPl fam), cabro, -bra m,f (Chi fam)
  2. (young person) chico, -ca m,f
Pero también, en una segunda acepción:
  1. countable (goat) cabrito, -ta m,f, choto, -ta m,f
  2. uncountable (leather) cabritilla f
Como verbo:
  1. kid2 -dd- verbo intransitivo (colloq) bromear
  2. verbo transitivo
    (tease) to ~ sb (ABOUT sth) tomarle el pelo a alguien (con algo)
    (deceive) engañar;don't ~ yourself! ¡no te hagas ilusiones!

Es evidente que el inglés es mucho más realista con los niños y las niñas.

Qué pena tener que hablar de esto, en lugar de disfrutar de la página. Creo que, con párrafos así, yo no voy a poder, es superior a mí.

24 ene. 2009

Tipologías digitales

Aquí un resumen de la clasificación tipológica de los habitantes del mundo digital. A los conocidos tipos de nativos e inmigrantes digitales, se añade ahora el forzado digital. Interesante concepto.
Si se me permite y sin hacer su descripción (que dejo a la intuición lingüística de los lectores y a las sabias definiciones de los diccionarios), añadiría yo el grupo donde me incluyo con muchos colegas: el beta, el aficionado o, mejor aún, el espontáneo digital. Se podrían añadir, ya puestos, algunos tipos más, como el infiltrado, el advenedizo y el converso digital. Y, si me apuran, el sosias y el impostor.
Descontando para no calificarlo, el grupo del racial mandatario español, que, a poquito poder que le den, regula cuanto ignora.

23 ene. 2009

Y que me abanique

Mucho mejor y más completo que el de la manzana, éste de la granada: teléfono, proyector, depiladora, cafetera, maquinilla de afeitar, y, sobre todo, intérprete:



¿Nos quedaremos algún día como trastos inútiles, con una profesión tan folklórica como la de los afiladores o las taquimecanógrafas?
Desde Language Log

21 ene. 2009

¿No es delito?

Me pregunto si este uso de los niños como muñecos de guiñol, haciéndoles decir cosas que no comprenden y pervirtiendo su deseo de hacer las cosas bien (bien según el canon adulto que tengan más cerca), pervirtiendo y aprovechando su necesidad de agradar y ser corroborados y aplaudidos para sentir seguridad y sentirse aceptados y queridos, no es delictivo. A mí me lo parece, desde luego. Me parece pura pornografía moral.

Vía: ¡Molina, pírate!