18 oct. 2007

increíble, pero cierto

Resulta que busqué, por las razones que fueran, en Google la frase exacta "hoy he cometido un terrible error", y no produjo ningún resultado. Parecía una frase tan vulgar y cotidiana, que cómo lo iba a imaginar. Pues sí, si las máquinas funcionan como deben, una frase tan vulgar no ha sido recogida en ninguna página, de los millones que tiene Internet. Insospechado ejemplo chomsquiano de la creatividad del lenguaje. Cada vez quedarán menos. Seguro que mañana Google encontrará algo más que esta entrada del blog para esa secuencia.
Publicar un comentario