17 jul. 2011

Los cotillas

Lo bueno que tienen las redes sociales es que no admiten mirones. Hacer lo que ha hecho el de la foto es, sobre todo, hacer el ridículo. Me pregunto quiénes serán sus ¡seis! amigos y por qué no le han mandado todavía a algún sitio, a aprender ciudadanía y sociabilidad.
Me viene al pelo para ilustrar el fenómeno del parasitismo en las redes, por fortuna cada vez menos frecuente y pocas veces tan excesivo. Eligió el burka para salir a la plaza pensando, estulto como el avestruz, que así nadie lo vería y él podría verlo todo. Y ahora se encuentra en medio de la plaza, con su ridículo disfraz, y sin poder enterarse de nada. En la sociedad en red sólo recibe el que da, y el que sólo quiere ser espectador se queda solo y atrás.
Publicar un comentario